Los ingresos extra que necesitas están pudriéndose en tu casa.

El sistema que nadie aplica pero con el que cualquiera (que se lo tome en serio), consigue un sueldo extra (legal) sin tener que invertir sumas importantes de dinero, comprar mercancías, ni trabajar para nadie.

Antes de empezar, quiero decirte que soy una persona “normal”.

Entendiendo por normal, el hecho de que no soy ningún empresario de éxito, hijo de papá forrado o agraciado de la lotería.

Soy un tío mundano, imperfecto y con complejos, que hasta hace poco (mal)vivía en Madrid.

Mira, te explico en detalle mi situación.

Hace 3 años vivía solo en un apartamento minúsculo de una habitación en un pueblo al sur de la ciudad.

Muy minúsculo.

Muy al sur.

No tenía lujos, pero tampoco me faltaban cosas de primera necesidad.

Vamos, tenía un techo, comida y suministros. Y algunos “caprichos”: una TV grande, una consola, un coche barato, y algo más que te contaré a su debido momento para no perder el hilo.

Sobrevivía en condiciones estándar, siempre y cuando todo lo que hiciera en mi vida fuese trabajar, comer en casa y dormir.

Olvídate de viajes, olvídate de caprichos, olvídate de aventuras, olvídate de salir de la asquerosa monotonía…

Olvídate.

¿Te suena?

En otras palabras, era un esclavo de clase media.

Iba a currar todos los días al quinto pino en un trabajo que odiaba, estaba fuera de casa 12 horas de lunes a viernes, y los fines de semana jugaba a la consola y cocinaba alguna cena especial de la que disfrutar mientras veía mi serie favorita en Netflix.

El lunes, vuelta a empezar.

Apasionante, ¿verdad?

Por eso decía lo de “esclavo”.

Lo más extraordinario que me ocurría es que había conocido a una chica en Francia que me gustaba muchísimo, y a la que no podía ir a ver porque mi sueldo apenas me daba para pagar las letras del coche, las facturas, tarjetas de crédito, el transporte y la comida.

Soñaba con emprender una nueva vida con ella, tener un trabajo que me gustase hacer, que me diese más libertad, librarme de cuantas más ataduras mejor y no volver a caer en los errores que me habían llevado a mi situación actual.

Soñaba con un futuro decente, vaya. ¿Es mucho pedir?

Pero todo lo que podía permitirme era algún capricho tipo: “nuevo juego a precio de saldo en Amazon para mi PlayStation de segunda mano”.

Lo irónico de mi caso es que tenía todos los ingredientes necesarios en mi poder para salir de esa situación de precariedad. Solo que no era consciente de ello y no estaba preparado mentalmente para trabajar duro y escapar de la jaula.

Antes de explicarte cómo me di cuenta de que estaba en mis manos cambiar mi vida y qué hice para revertir la situación, quiero aclarar algunas cosas, porque con esta página no pretendo engañar a nadie:

  • Esta historia fue mi situación personal, y me sirvió para crear un sistema que resultó muy útil y beneficioso y del que tú te puedes aprovechar. Obviamente cada situación es única y los resultados no pueden ser idénticos en todos los casos.
  • Te puede servir de inspiración y de guía mental para afrontar una situación similar con mayores garantías.
  • Yo encontré este camino para obtener el impulso que necesitaba y provocar un cambio en mi vida. Pero en tu caso particular quizá te sirva para crear tu propio sistema.
  • Todo depende de tu modo de ver las cosas (siempre con optimismo es mejor) y la voluntad y ganas de tomar acción y controlar lo que haces con las herramientas que tienes.
  • La gente que te rodea no es responsable de tus problemas (normalmente) ni tampoco de la solución que necesitas o las malas decisiones que te hayan llevado a la situación en la que estás. Solo tú eres responsable de esto y solo tú tienes el poder de cambiarlo.

Dicho esto, si decides optar por el camino que yo escogí, estoy seguro de que con el método que te voy a proponer, tienes muchas posibilidades de experimentar un cambio asombroso y obtener más libertad de la que piensas.

Esto es muy importante: no te estoy hablando de la “típica guía de 0 a 100”, “guía definitiva” o “megatutorial 20XX” para saber usar un par de aplicaciones que generan dinero en internet, cómo publicar un anuncio, subir una imágen, tocar X chorrada en el menú, agregar tu número de cuenta bancaria, etcétera…

Esas cosas ya las puedes encontrar en Google y son artículos pensados para posicionar alto en el buscador y obtener ingresos por publicidad, visibilidad, etc. Son todos iguales y a poco que lees uno ya los has leído todos. No van más allá, no van a cambiar tu mentalidad, no van a hacerte abrir los ojos.

Yo doy por hecho que somos mayorcitos, estamos en la era de la información, vivimos en un mundo digital con un smartphone pegado a nuestra piel 24 x 7 y sabemos hacer esas cosas más o menos bien (y si no, somos capaces de aprender por nosotros mismos en un momento dado o preguntarle a nuestros amigos por whatsapp).

Por lo tanto, no voy a venderte páginas de relleno con cómo hacer esas tonterías sino que voy a ir directamente a lo importante:

  • La solución para lidiar con el sentimiento de culpa de haber “tirado el dinero a la basura” a la hora de deshacerte de los objetos que ya no necesitas y que son un obstáculo para llevar una vida más minimalista.

  • Las claves para ser productivo, vender de forma inteligente, negociar con cabeza, saber en qué merece la pena invertir o no el tiempo, aprovechar las ventajas de cada herramienta, evitar las trampas, y no engañar a nadie (ni dejarse engañar por nadie).
  • Cómo te debes tomar a nivel de mentalidad esta nueva fase de tu vida en la que vas a deshacerte de lo viejo (tanto físico como mental) y vas a emprender un viaje hacia lo nuevo, aquello que deseas.
  • El sistema para trabajar continua y eficazmente (al menos un par de horas algunos días a la semana) a medio-largo plazo, con el que puedes obtener impulso y recursos.

No te hablo de fórmulas mágicas, me refiero a un método de trabajo inteligente y probado.

Sin embargo, lo único seguro que te puedo garantizar, es que si no haces nada nuevo para cambiar tu vida, fijo que no vas a obtener resultados.

Tú no posees a tus objetos, ellos te poseen a ti.

Soy muy friki, lo reconozco.

He coleccionado juegos y consolas desde que tengo uso de razón.

Y cuando coleccionas, sea lo que sea que acumules, llega un momento en que esa colección te posee a ti y tú no posees a esa colección.

Es así.

Te conviertes en un esclavo de lo que coleccionas.

Yo llegué a acumular cientos y cientos de juegos, consolas, mandos, accesorios, cables, monitores, teclados, ratones, placas de ordenador, pantallas de televisión antiguas, portátiles…

Incluso tenía mi propia máquina arcade (construída por mi, me costó un pastizal) con miles de juegos a los que, por supuesto, no jugaba. Es imposible, no tienes tiempo siquiera de decidir a qué juego vas a jugar. Mucho menos de jugar y disfrutar de verdad de uno de ellos durante más de 5 minutos.

Lo único que poseía realmente era un agujero negro del que era imposible escapar y que me auto-obligaba a seguir gastando más dinero en cuanto tenía un mínimo para invertir (que bien podría estar usando en otras cosas).

No disfrutaba de ello, nunca lo usaba, me robaba tiempo, espacio, energías y solo obtenía la preocupación de cómo cuidarlo, protegerlo, moverlo a otro lugar, etc.

A nadie le importa un pimiento lo que coleccionas.

Si quieres, puedes seguir retroalimentando ese ego contactando con otros coleccionistas a través de internet, pero a ellos tampoco les importa tu colección (a menos que puedan conseguir algo de ti a buen precio). Es probable que estén incluso más obsesionados que tú, no pueden ayudarte.

¿Por qué te cuento todo este rollo?

Porque no hace falta que hayas tenido que acumular juegos y consolas. Puede ser cualquier cosa. Desde ropa hasta sellos.

Tampoco te tienes por qué mover en cifras de cientos y cientos (aunque la mayoría sí que llegamos a esos niveles).

Prácticamente todo el mundo tiene cosas acumuladas por afición o que se han convertido en una especie de “colección forzosa” de algún tipo. Algo que guardas “por si acaso”, pero que en el fondo sabes que no vas a volver a usar activamente nunca más.

Párate a reflexionar sobre esto y date cuenta de que:

· Nunca haces uso de lo que coleccionas.

Sí, puede que alguna vez, de forma puntual, lo uses, le eches un vistazo, te quedes embobado admirando tus “trofeos”, etcétera.

Pero el hecho es que: nunca vas a volver a usar todo ese tesoro que guardas ahí, como si fueras Gollum, con una frecuencia tal que merezca la pena todo el espacio, el mantenimiento, y el dinero que tienes hipotecado en forma de objetos que ya no aportan nada a tu vida.

· Te está esclavizando en lugar de hacerte más feliz.

A menudo dejas de invertir en otras cosas que quieres porque ya “tienes mucho”, o “porque no tienes espacio ni tiempo”.

No te mudas de piso por la enorme pereza que te dá volver a mover todos esos armatostes.

Vives en una estancia que no te agrada debido al desorden, la suciedad o simplemente el “karma negativo” que desprende.

Te da corte tener visita en casa, e incluso mantener relaciones íntimas, porque entonces verán cómo vives.

Nunca tienes dinero para hacer lo que de verdad deseas.

· Es un ancla que impide que puedas disfrutar de otras cosas más importantes en tu vida.

Esto puede ser desde tener más espacio libre en casa, hasta montar ese mini-despacho que siempre has querido para trabajar en lo que te gusta, o irte de viaje a lo mochilero.

Quizá tener más facilidad para limpiar, o poder instalar una estantería preciosa enorme que te permite almacenar otras cosas con las que liberar AÚN más espacio.

Da igual, lo tienes en tu cabeza, pero te has paralizado.

Todo lo que acumulas supone un importante dinero que tienes hipotecado y que nunca se revalorizará (todo lo contrario), y que podrías estar invirtiendo en ti de forma más sana y con más futuro.

Te impide disfrutar de una nueva forma de organizar tu espacio vital y aprender a hacer eso que siempre has deseado.

Te priva de sentirte a gusto en tu propia casa o permitirte el lujo de mudarte a otro lugar, hacer más actividades al aire libre o viajar más.

Y, para rematar, cuando ya no estés en este mundo, esos objetos perdurarán. Sin ti. Y te habrán tenido anclado a ellos hasta que te fuiste para nunca volver.

Todas esas cosas son dinero contante y sonante que podrías estar usando para algo mejor.

Yo decidí que me desharía de todo lo que no era absolutamente fundamental para mi y emprendería una vida más minimalista.

Pero no iba simplemente a donarlo o a regalarlo a amigos, familiares o al primero que me hiciera una oferta ridícula.

No era solo una cuestión de espacio físico y mental o una cuestión de minimalismo (que también).

Yo quería dinero, quería un sobresueldo.

Así que lo iba a vender TODO, por el precio mínimo que yo considerase justo.

Asumiendo pérdidas en algunas cosas, y ganando dinero en otras. Pero, al fin y al cabo, financiandome a mi mismo y generando dinero que de otra forma no podría haber obtenido.

Puede parecer una tontería, pero piensa que, si vas a crear CIENTOS de anuncios en varias plataformas de compra-venta y vas a realizar CIENTOS de envíos postales, necesitas una muy buena organización y muchas formas de ahorrar tiempo.

Hay muchas, pero que merezcan la pena pocas. Los grandes resultados cuando te dedicas a vender en este tipo de aplicaciones (y no eres ninguna tienda, sino un particular) se obtienen a día de hoy en dos sitios:

  • eBay.
  • Wallapop.

Lo que pasa es nadie se las toma en serio.

Lo ven como un sitio donde (mal)vender algo de vez en cuando y ya está.

Pero yo no, yo me lo tomo en serio.

Muy en serio.

Después de más de 20 años vendiendo en este tipo de apps, me puse el mono de trabajo y desarrollé un sistema hiperproductivo y eficaz para no tener que partirme el lomo y perder horas y horas haciendo el panoli.

Y es que, solo para vender en eBay es necesario:

  • Recopilar los datos de los artículos que vas a vender.
  • Hacerles fotos de calidad.
  • Escribir los anuncios en sí mismos y ponerles precio y opciones.
  • Subir las fotos.
  • Atender las preguntas de los usuarios interesados.
  • Evitar intentos de estafa.
  • Interpretar las estadísticas de tus anuncios para mejorar.
  • Volver a reactivar/modificar los anuncios cuando no se han vendido los productos.
  • Empaquetar lo que vendes con suficiente seguridad (lo cual implica tener siempre cajas y plástico de burbujas o similar disponibles).
  • Etiquetar el paquete con la dirección correspondiente.
  • Llevarlo a la oficina postal.
  • Esperar colas.
  • Compatibilizarlo con tu horario laboral.

¿Crees que ya habrías terminado? Pues no. Todavía te quedaría afrontar la postventa:

  • Alguna reclamación de un usuario.
  • Un paquete que llega más tarde de lo previsto a su destino y el usuario se pone nervioso.
  • Posibles intentos de devolución de los clientes.
  • Devoluciones efectivas de clientes.
  • Posibles disputas.
  • Posibles paquetes dañados o extraviados (+ reclamación a Correos).
  • Preguntas postventa (“cómo funciona esto”, “por qué no consigo hacer esto otro”).
  • Calificaciones (cerrar la venta, votar, puntuar al usuario para que te puntue a ti, etcétera).

Multiplica todas estas tareas por el número de objetos que tengas para vender (algunos los podrás vender en pack, otros no), y ya no parece tan sencillo de manejar.

Sobre todo si no sabes cómo actuar en la mayoría de las situaciones y si no tienes un sistema, una forma de proceder que te deje muy claro qué es rentable o no hacer, y cuales son los trucos y la mentalidad ganadora para cada situación.

Eso solo era para eBay.

Veamos ahora cuáles son las tareas a afrontar cuando vendes en Wallapop:

  • Hacer buenas fotos.
  • Subir las fotos (una a una, no permite envío masivo).
  • Recopilar datos de los artículos.
  • Redactar los textos del anuncio y configurar opciones.
  • Crear digitalmente el anuncio usando móvil u ordenador.
  • Establecer precios.
  • Contestar mensajes de todo tipo (hay muchos tipos de mensajes, y se requiere un enfoque específico para todos ellos).
  • Negociar (esto en wallapop está a la orden del día, y también requiere de una mentalidad especial).
  • Concertar una cita con el potencial comprador.
  • El contacto muchas veces se extiende a Whatsapp o incluso a llamadas telefónicas, donde te pedirán fotos adicionales y seguirán negociando contigo.
  • Lidiar con posibles cambios de última hora en el día de la cita para realizar la venta.
  • Desplazarte al lugar acordado o atender al comprador en tu casa si es el caso.
  • Realizar la venta en sí misma, y dependiendo del usuario puede ser corta o larga (hay personas que parece que compren en wallapop para poder quedar a hablar con alguien).
  • En el caso de que se trate de una compra a distancia a través de wallapop, agrega los pasos referentes a la preparación y entrega del paquete en la oficina postal.
  • Postventa: marca el anuncio como vendido, califica al usuario con texto y valoración, atiende posibles dudas posteriores que pueda tener el cliente.
  • Posibles reclamaciones o disputas.
  • Posibles intentos de estafa, tanto pre-venta como post-venta.

No, no es tan sencillo como lo pintan. Y, de nuevo, multiplica esto por el número de objetos que vayas a vender.

Son una serie de tareas que le quitan las ganas a cualquiera y que fácilmente pueden hacerte desistir de intentarlo.

A mi me pasó, yo estaba volviendome loco con la primera tanda de cosas a vender.

Así que, acumulando toda mi experiencia con este tipo de apps (no había vendido masivamente, pero sí muchas cosas sueltas a lo largo de mi vida), elaboré un plan para no volverme loco vendiendo decenas, incluso cientos, de cosas al mismo tiempo.

Y además para venderlas eficazmente, con alta probabilidad de éxito y el mínimo tiempo libre dedicado a ello (recuerda, yo me pasaba 12 horas fuera de casa todos los días).

Gracias a este plan, a este método, yo simplemente me limitaba a crear los anuncios y prácticamente esperar a que se vendieran solos.

Limitaba la comunicación con los usuarios al mínimo, hacía el envío o la entrega al día siguiente si era posible, y recibía el ingreso en cuenta o en efectivo.

Vale, muy bien, pero…

¿Cuánta pasta te sacabas al final?”

Mira.

Estuve recibiendo un flujo de cientos de euros (a veces 600, otras 400, otras 150, otras 300…) al mes durante un año, que me ha permitido levantar cabeza en mi vida personal (después te contaré qué pasó).

Sí, cientos de euros, no necesitas vender solamente iPhones para generar tal beneficio.

Por ejemplo, si yo vendía (lo cual era bastante normal) 17 videojuegos al mes, a una media de 30€ el juego, ya estaba generando alrededor de 510 euros al mes. Al restarle las comisiones y costes de envío, se quedaban en unos 435 euros al mes. Un dinero que te saca de muchos apuros y te permite ahorrar de verdad.

Pero si tú mayormente vendes otras cosas, podrías sacar más pasta.

O menos, pero igualmente una cantidad nada despreciable.

Imagina si a lo que ganas ahora le sumas tres cifras más, EXTRA.

Quien dice videojuegos dice ropa, zapatos, muebles, cosas de jardín, figuritas, muñecas, legos, juguetes, complementos de moda, DVDs, dispositivos electrónicos de todo tipo, herramientas, revistas viejas con algún valor coleccionista, vinilos, CDs, casettes, VHS, libros de tapa dura que ya no se encuentran, material deportivo, bicicletas y sus accesorios… la imaginación (y todo lo que quieras poner a la venta) es el límite.

No importa lo antiguo que sea, de hecho es una ventaja en muchas ocasiones. En el mundo moderno hay mucho amante de lo vintage, mucho coleccionista como tú que aún está “en el otro lado”, intentando gastar más dinero para añadir otro objeto a su colección esclavizante. Y tú, encantado de la vida, puedes vendérselo por un buen precio para ambos.

No es raro incluso vender cosas semi-estropeadas. Si tienes que escoger entre tirarlas a la basura por 0 euros o entregárselas a alguien por 10€ (aunque funcionales cuesten 100), no hay duda posible.

Esta decisión de librarme de todas mis colecciones y auto-financiarme me generó unos 6500 euros a lo largo de un año y me cambió la vida. Aún a día de hoy sigo vendiendo cosas (las más difíciles de colocar), pero apenas es un listado de 25 objetos que de vez en cuando disminuye. Y he dejado de acumular por acumular. Todo lo que ya no necesito lo pongo a la venta y lo vendo (rápida y fácilmente).

Llevo una vida totalmente minimalista, donde no pierdo el tiempo con cosas inútiles, y encima siempre tengo un flujo de dinero que me entra de las apps de compra-venta donde tengo siempre colgado todo lo que ya no necesito.

Hacer esto me permitió viajar una vez al mes en vuelos lowcost a Nantes (Francia) a ver a mi novia, y llegado el momento le propuse que se mudase conmigo a Madrid.

Cancelé dos tarjetas de crédito y empecé a invertir mi tiempo libre en cosas mejores, como por ejemplo formarme como emprendedor y lanzarme al mundo online de forma autónoma y dejar de trabajar para otros.

Ahora vivo con mi pareja y una gata en un pequeño pueblo donde nos podemos permitir alquilar (por menos dinero de lo que cuesta un pisito en la periferia de Madrid) una casa con garaje privado, dos plantas, dos baños, tres habitaciones (por si acabamos siendo más miembros en la familia) y jardín.

Me he convertido en diseñador y redactor profesional y he decidido convertir mi sistema en un producto del que cualquiera que esté en una situación parecida a la que yo viví puede beneficiarse.

De hecho, creo que este texto que estás leyendo es suficientemente inspirador como para que cojas las riendas de tu vida y te apoyes en un sistema similar para hacer algo más inteligente con el dinero que tienes hipotecado en objetos que te asfixian.

Incluso si no compras, me da igual.

Creo que solo contando esta historia ya estoy ayudando a gente.

Pero creo que si has leído hasta aquí es que te identificas conmigo y necesitas el mismo cambio que yo necesitaba.

Te vendría genial un sistema que te ahorra montones de quebraderos de cabeza y tiempo frente a esas decenas de tareas tediosas y situaciones desagradables que se dan con demasiada frecuencia cuando te dedicas a vender online.

Y, por cierto, si estuvieras en mi lugar…

¿Por cuánto venderías un sistema capaz de ayudarte a generar dinero cómodamente y obtener un flujo de pasta bastante importante si eres la reencarnación de Diogenes?

¿Qué precio ponerle a una información que es capaz de hacer que ingreses cientos de euros extra al mes?

Y, no solo eso, sino que para el resto de tu vida se convierte en un conocimiento comercial del que siempre podrías echar mano para vender.

Es probable que no le pusieras un precio bajo.

Pero también es cierto que no estás pensando (todavía) de una forma muy minimalista.

Yo sí, y por eso, te voy a presentar el sistema que a mi me ayudó a equilibrar mi vida, y que ahora pongo a la venta y al alcance de cualquiera que esté dispuesto a invertir una “propina” en comparación con los beneficios que el minimalismo y esos ingresos extra le pueden aportar (y no solo en términos monetarios).

El método (imposible de encontrar en ninguna tienda o libro, puesto que yo soy el autor, dueño de los derechos y único distribuidor) que te explicará paso a paso:

  • Cómo organizarte para automatizar lo máximo posible las ventas.
  • Qué mentalidad tener en cada caso.
  • Cómo lidiar con los compradores.
  • Y los consejos clave y herramientas que debes dominar (y cómo dominarlas) para ser capaz de generar ingresos recurrentes con lo que sea que vendas.

Con este sistema, nunca antes compartido en internet, puedes generar un flujo de ingresos a partir de las apps de compra-venta más usadas y más rentables si decides desprenderte de colecciones numerosas de objetos.

Incluso si solo vas a vender unas pocas, te ayudará a venderlas mucho más cómodamente y por un precio justo (sin regalarlas).

Y de forma temporal, como novedad que es, estará disponible durante un tiempo (aún no he decidido cuánto) por un precio algo más bajo del que pensé en ponerle en un principio. Solo los más rápidos lo comprarán al precio rebajado, sin excepciones, y no volveré a bajar el precio nunca más (ni en Black Friday, Navidades, ni esas fechas consumistas a lo largo del año).

Cuando considere que ha pasado la fase de lanzamiento, probablemente subirá. ¿Cuánto? Aún no lo sé.

Aquí una muestra de las ventajas que obtendrás con él:

  • Una explicación-resumen de cada aplicación (eBay, Wallapop) para que comprendas por qué son las mejores, cómo funcionan, y resuelvas las dudas más frecuentes, y que te ahorrará decenas de horas de buscar info en internet para luego acabar obteniendo una respuesta vaga, imprecisa y desactualizada. Te lo cuento en un lenguaje llano, fácil de entender, para no-informáticos ni amantes de la tecnología o internet.
  • La forma más eficaz de hacer buenas fotos a los productos que vas a vender, qué es lo que la gente quiere ver, cómo dárselo, y que te ahorrará un montón de tiempo respondiendo a mensajes que te piden más fotos porque están interesados en el producto pero no encuentran lo que quieren.
  • Cómo redactar buenos titulares para tus anuncios de compra-venta y que generan más curiosidad y visitas a los mismos. Serán tus mejores comerciales y trabajarán gratis para ti todos los días, 24 horas.
  • Cómo responder a los compradores interesados, cuando te envían un mensaje con alguna duda, para evitar que la conversación se eternice de forma interminable y, a su vez, maximizar las posibilidades de que acaben comprando el artículo (método basado en más de 18 años de experiencia respondiendo a este tipo de mensajes en portales de compra-venta de internet).
  • Los timos más típicos, y las claves para detectar rápidamente cuándo están intentando estafarte o liarte más de la cuenta a la hora de vender, especialmente si vendes algo muy buscado y valioso (tipo “producto de Apple”), y además, tu mejor opción a la hora de responder para que dejen de molestarte y hacerte perder el tiempo.
  • Tus mejores bazas a la hora de cobrar. Qué métodos son los mejores en cada app, qué comisiones merece la pena pagar, las formas más seguras, tus derechos como vendedor y comprador, y explicaciones sobre plazos, reclamaciones, cómo actuar en cada caso, cómo gestionarlos, y por qué no merece la pena que te comas mucho el tarro.
  • Detecta en segundos, solamente visitando el perfil del comprador en cada aplicación, si es un usuario serio y con posibilidades de cerrar la venta o si no te merece la pena dedicarle tiempo porque te lo hará perder.
  • Cómo generar muchísima confianza en tus compradores simplemente con el texto de descripción de cada artículo, y más aún si te toca responder un mensaje con alguna duda. Esto es mega-importante y solo por ello merece la pena. No solo te ahorrará tiempo (menos mensajes que responder de gente que te escribe solo para saber si se puede fiar de ti), sino que cerrará el 65% de tus ventas por sí solo.
  • Cómo aprovechar las promociones y descuentos para vendedores de las plataformas de compra-venta con las que puedes llegar a ahorrar cientos de euros en comisiones publicando hasta 100 artículos por solo 1 euro de comisión por venta (una ganga).
  • Consejos realistas para publicar anuncios que le gusten a la plataforma y no te veten, censuren, borren (al final acabas perdiendo el tiempo porque tienes que redactar y crear el anuncio varias veces).
  • La mejor forma de usar sistemas de producción en cadena (directamente extraídos de almacenes de logística en los que he trabajado) para tener un paquete preparado y listo para ser depositado en la oficina de correos en solo 5 minutos si lo haces tranquilamente o en 2 minutos si lo preparas a toda prisa.
  • Cómo funciona Correos realmente, qué tipo de envío te conviene más en cada situación, cuándo es el mejor momento para acudir a la oficina, cómo ahorrar dinero con ellos, en qué fijarte para que no cometan un error y por qué debe ser el único transportista que uses para enviar tus pedidos. Mi propia experiencia tras más de 21 años haciendo uso de sus servicios para enviar paquetería avalan estos consejos.
  • Mi truco personal para ahorrar mucho dinero en embalajes, cajas, sobres, plástico de burbujas, material de papelería, y todo lo que vas a necesitar para hacer cientos de envíos. Multiplicará tus beneficios al reducir enormemente el coste de la logística.
  • Cómo crear un buen paquete donde enviar productos de forma segura y además hacerlo rápido. Los errores que la gente inexperta comete y que hacen que aumenten sus problemas por reclamaciones, gestiones con la empresa de transporte, pérdidas, etcétera.
  • Qué cosas no hacer nunca y que comprometen tu seguridad y aumentan las posibilidades de que te timen y te hagan perder un tiempo valiosísimo. A veces son pequeñas acciones a las que no das importancia, que tienen un bajo coste en tiempo, pero que suponen grandísimas ventajas para ti.
  • Una dirección de correo electrónico de soporte, exclusiva para compradores, donde aclararé personalmente cualquier duda acerca del sistema y los métodos descritos.

  • Acceso permanente al curso online. Está basado en aplicaciones que evolucionan durante el tiempo, como son eBay y Wallapop, por lo que haré ajustes cuando haya cambios significativos en ellas, para que siempre tengas la mejor versión posible. Paga una vez, y obtén el curso online para siempre, accesible en todo momento en tu cuenta, desde la versión 1.0 hasta la 17.0 (o la que sea a la que llegue).
  • Y esto solo son algunos ejemplos, ¡hay mucho más! +80 páginas de explicaciones, trucos, mentalidad necesaria para vender, formas de optimizar tareas, ahorrar tiempo, aumentar el deseo de los compradores por tus items, hacer de la logística algo sencillo y barato, y sorpresas que no he incluido aquí porque sé que mola más descubrir por ti mismo.

BONUS: además incluyo un extra extraído directamente de mi experiencia personal como vendedor:

Cómo vendí por un precio de fabricante profesional (sin serlo) una máquina Arcade que construí yo mismo a mi medida y que me prohibían publicar en eBay o Wallapop por contener material susceptible de copyright. Es la que considero mi mejor venta, la más difícil y la que me reportó 400€ por algo que llegué a pensar en regalar a un amigo semanas antes.

Accede a mi método de forma inmediata por un pago único de solo 49€ IVA incluido

pago seguro con tarjeta de credito o paypal
* Pago Seguro con tarjeta de crédito o Paypal.

No me he cortado explayandome sobre todo en la parte de mentalidad, pues este tipo de ventas tienen mucho más de comprensión y empatía con el potencial comprador que de procedimiento técnico o el producto vendes.

No es un libro más de relleno en Amazon sobre eBay o Wallapop para intentar colar 4 cosas básicas a usuarios despistados. Es el mejor curso dedicado a la compra-venta de segunda mano que vas a encontrar, y donde realmente te cuento todos los secretos detrás de la venta en este tipo de aplicaciones. He estudiado el mercado y sé que la información que comparto en mi producto no se encuentra por ahí gratis fácilmente, directamente no se encuentra, o no es tan completa, actual ni inspiradora.

Importante: Si aún así tienes dudas, lee esto

¿Este sistema vale para mi si no voy a vender juegos y consolas?

Sí, por supuesto.

Algo en lo que hago mucho hincapié en esta página es que lo más importante es la mentalidad y motivación con la que afrontes el proceso prolongado de venta.

Vas a vivir durante un tiempo como administrador de una especie de tienda online y vas a lidiar con muchas situaciones. Es más importante este aspecto que lo que sea que vendas.

Casi todo lo que explico es extrapolable a diferentes tipos de artículos, sin importar su tamaño, su tecnología, su mercado, etcétera.

He vendido muchas cosas que a nivel logístico, de precio, y de facilidades no tienen nada que ver con vender un juego de 20 euros del tamaño de una caja de DVD.

Me preocupo durante toda la formación de poner ejemplos que puedan ser llevados a casi todo tipo de productos, y explico casos de diversas cosas que he vendido a lo largo de mi vida (no solo han sido videojuegos y consolas, aunque sí la mayoría).

También he vendido un televisor de 49 pulgadas, muebles (he pasado por 11 mudanzas, cuatro de ellas en el extranjero), objetos decorativos, instrumentos musicales, todo tipo de dispositivos electrónicos, desde portátiles y móviles hasta material deportivo, pasando por figuritas o items super raros como las “bolas de rotación”, e incluso dispositivos con defectos y estropeados (advirtiendo claramente de ello) y cosas que ya ni recuerdo.

¿Harás descuentos en el futuro?

El descuento lo tienes delante de ti ahora mismo. Sea cual sea el momento en el que leas esto, mi producto NUNCA va a estar más barato.

No haré descuentos tipo Black Friday, ni por Navidad, Año Nuevo, ni Verano, Invierno, o por Aniversarios y cosas del estilo. Sé que es una información valiosísima y solamente puede revalorizarse.

Además es la mejor forma que tengo de recompensar a mis compradores: con la certeza de que están comprando el producto al precio más bajo posible y que no lo van a encontrar al 75% de descuento dentro de dos meses.

Por tanto, el precio que estás viendo ahora es el más bajo al que va a estar siempre.

Repito: no haré rebajas, si acaso dentro de un tiempo el precio subirá de forma permanente.

No estará más barato. Tendrás que pagar más.

Aún no he decidido cuánto más; quizá 20 euros, quizá 30, o quizá 50. Ya veré.

Pero nunca por menos de lo que ves ahora.

El precio es muy alto, mejor miro en YouTube o busco en Google.

Es muy respetable que decidas no invertir en esto. Y puede que encuentres lo que busques en internet. Pero estoy convencido de que no encontrarás una publicación que afronte la venta prolongada en plataformas de compra-venta de segunda mano de una forma tan completa y minuciosa como esta. Mi formación tiene trucos y matices muy personales, que funcionan, y que la mayoría de gente no publicaría en internet y se guardaría para sí misma.

Yo hubiera querido encontrar esta formación cuando empecé a vender en eBay y Wallapop.

Puedes ahorrar una barbaridad de tiempo leyendo esta información de pago en lugar de perder decenas de horas buscando información “gratuita” en internet, de la cual no te puedes fiar o está mal expresada, no va más allá de darte los 4 consejos típicos y es probable que te deje igual que estabas.

Con mi curso, te darás el placer de ir leyendo página a página, a tu ritmo, con todo ordenado, estructurado, bien explicado, en un formato placentero para la lectura, interesante y que te estimulará intelectualmente.

Además, con solo una o dos ventas que consigas hacer gracias a mis consejos, ya habrás amortizado la inversión. El resto solo son beneficios para ti, y el conocimiento que te has llevado te valdrá para toda la vida y no tendrás que volver a pagar, solo disfrutar de tus nuevas habilidades como vendedor online.

¿En qué consiste el soporte?

Cuando compras el producto, se agrega tu dirección de correo a una base de datos privada y que solo yo administro (con tu consentimiento). 

Podrás escribir a un email que te facilitaré después de la compra para enviar tus dudas. Solo responderé a los compradores que figuren en mi lista de clientes y únicamente a esas direcciones de email en particular.

Ten en cuenta que no es un servicio de tasación, ni de consultoría, ni de estudio de tu caso personal o ayuda online para resolver problemas que te puedan surgir. Tampoco de redacción o creación de anuncios.

elMinimalista no forma parte de ninguna empresa con empleados o sociedad, yo soy la única persona detrás y me encargo de todo, por tanto espero que entiendas que el soporte está limitado a la formación “Ingresos x Minimalismo” y lo que incluye.

Lo fácil hubiese sido no ofrecer soporte de ningún tipo, venderte la formación y abandonarte a tu suerte, pero me gustaría apoyarte todo lo posible dentro mis posibilidades y esta es la mejor forma que he encontrado de hacerlo dentro de un límite que no devore todo mi tiempo.

¿Puedo descargármelo en PDF?

El curso está integrado en esta web y el acceso se produce a través de un área privada con las credenciales que creas en el momento del pago, por lo que no se ofrece esa posibilidad. A cambio lo tienes online 24h al día y no te llevarás un documento que potencialmente quedará anticuado. Si las reglas del juego cambian dentro de un año en alguna de las aplicaciones, tú tendrás siempre acceso a lo último de lo último.

¿Podré ganar dinero fácilmente con esto?

Como también he mencionado, no es un sistema mágico para vender en “piloto automático” (eso no existe), vas a tener que trabajar duro e implementar cosas, no funciona solo, y debes ponerlo en práctica.

Si no haces nada, obviamente solo por leer mi formación no vas a empezar a generar pasta.

Pero si implementas, no solo venderás, sino que podrías obtener incluso mejores resultados de los que yo generé y perfilar el sistema a tu medida con tus propias ideas.

Si estás enfocándolo desde un punto de vista de “no dar un palo al agua”, entonces prefiero que no compres el curso.

Así de claro, prefiero que no lo hagas, no quiero vendértelo en tal caso.

Vas a llevarte un desengaño y al final me echarás la culpa a mi.

Es un sistema que requiere de una importante inversión de tiempo al principio y luego de cierta constancia más relajada. Pero necesita trabajo.

No es un botón que pulsas o 4 frases hechas que usas para ver el dinero caer del cielo.

Ahora bien, si estás dispuesto a leer atentamente sobre mis más de 20 años de experiencia vendiendo online en este tipo de negocios y aplicas mi sistema…

…verás la compra-venta de segunda mano con otros ojos. Como un relajado segundo trabajo a tiempo parcial que te proporciona unos ingresos nada despreciables.

En ese caso, sí.

Vé a por ello y cuéntame qué tal te ha ido. Estaré encantado de leerte.

¿Es una buena inversión?

Haz cálculos.

La cantidad que pido por acceder a la formación VS la pasta que potencialmente vas a ganar vendiendo cosas con mis consejos.

Es más, es que es muy probable que ya tengas algo para vender cuya venta te reporte más ingresos que el coste de mi formación.

Con la primera venta ya estarías obteniendo beneficios sobre lo que has pagado.

Y si no es así, si vas a vender cosas de menos valor… ¿Cuántas tendrías que vender para recuperar lo invertido? ¿Dos? ¿Tres? ¿Cuatro?

Es un sistema pensado para que vendas durante todo el tiempo que quieras.

¿Cuánto tiempo tardarías en recuperarlo y obtener beneficios?

No estamos hablando de tener que invertir un sueldo. Seguro que hay fines de semana en los que gastas mucho más. Desde un punto de vista financiero se considera una operación de riesgo mínimo; una inversión cuyas ganancias son exponencialmente mucho más altas que las pérdidas en el peor de los casos.

Incluso si solo he conseguido motivarte para que empieces a vender cosas usadas en internet y lleves una vida más minimalista y feliz, saldrías ganando.

No obstante, tú decides si invertir lo que cuesta mi curso en ti es lo mejor, faltaría más.

No más noches en vela pensando en cómo llegar a fin de mes.

Ahora que sabes todo lo que hay detrás de un verdadero sistema profesional de compra-venta de segunda mano es una cuestión de decidir.

Por un lado, tienes una barbaridad de objetos acumulados, puede que incluso una o varias colecciones de cosas que ya no utilizas, y eres consciente de que son ellas las que te poseen a ti y, entre otras cosas, te anclan a una vida que no te satisface.

Acabas de descubrir que existe un sistema que te ayudará, cual entrenador personal, a deshacerte de todas ellas y transformarlas en un flujo de pasta importante con el que tapar uno o varios agujeros en tu vida.

El coste es de apenas una o pocas ventas (según lo que tengas que vender) que seguro que harás siguiendo mis reglas. El resto todo beneficios. Además de obtener un conocimiento que podrás usar el resto de tu vida para vender cualquier cosa online más rápida y cómodamente.

Me pongo en tu lugar e imagino varias opciones que estarán ahora rondando por tu cabeza:

Opción 1: Seguir como hasta ahora, acumulando objetos, pasando las noches en vela por no saber si vas a llegar a fin de mes y cubrir los mínimos gastos familiares…

…o atascado en una vida a la deriva currando como un esclavo para enriquecer a otros sin poder sacar la cabeza del agua ni siquiera un segundo para respirar.

Opción 2: Hacer una pequeña inversión fácilmente recuperable vendiendo algo en eBay o Wallapop (y ten por seguro que venderás) y generar a partir de ahí un flujo de pasta suficiente como para replantearte tu vida:

  • Quizá incluso dedicarte a vender los objetos de segunda mano de otras personas a cambio de una comisión cuando hayas acabado de vender los tuyos.
  • Quizá generar el dinero suficiente para no llegar asfixiado a fin de mes.
  • Quizá auto-financiarte y poder comprar ese equipamiento tan caro que te permita ganar aún más dinero con otros trabajos que te apasionan o, al menos, con más futuro que el que tienes ahora.
  • Quizá vivir de forma más sostenible y minimalista, sin acumular por acumular y manteniendo gastos bajo control.
  • Quizá todas estas cosas a la vez…

Opción 3: Puedes haberte convencido de que una vida más minimalista sí que sería beneficiosa para ti pero no tomar acción e irlo dejando y dejando y dejando hasta volver a la Opción 1.

Opción 4: Quizá pienses que solo soy un loco que quiere ganar dinero. Pues sí, acertarías. ¿Quién no quiere ganar dinero y no se ha vuelto loco en la sociedad de hoy día? ¿Es un crimen querer ser remunerado por una obra que te ha costado muchísimas horas crear? Este loco pudo generar mucha pasta gracias a todas las claves que ha colgado en las páginas a las que se puede acceder cuando compras la formación.

No sé, tú verás qué sacas de todo este cóctel loco y explosivo.

Suena razonable decir que si te has leido 7.000 palabras sobre el minimalismo y vender online, es muy probable que necesites un cambio.

Y este curso 100% online que he preparado y con el que me he volcado, puede ser el producto hecho palabras que te haga espabilar, obtener ingresos, y tomar las riendas de tu vida como ya lo hizo conmigo.

Ahora mismo puedes usar mi experiencia transformada en formación digital de más de 22.500 palabras (el equivalente a unas 80 páginas de Word) para convertirte en un AS de la compra-venta online. Y, por qué no, quizá algún día en el administrador de tu propio negocio digital en internet gracias a la auto-financiación.

Deja de ser un esclavo de clase media y abraza el minimalismo por la puerta grande de los ingresos.

Accede a mi método de forma inmediata por un pago único de solo 49€ IVA incluido

pago seguro con tarjeta de credito o paypal
* Pago Seguro con tarjeta de crédito o Paypal.
  1. No haré rebajas por Black Friday y esas cosas altamente ofensivas para los primeros compradores que confíen en mi, el precio que ves es el precio más bajo posible al que estará el curso. Más adelante subirá de precio, pero no bajará.